Esperando a los bárbaros Constantino Kavafis(1863 – 1933)

Esperando a los bárbaros- Jorge Martínez García

Esperando a los bárbaros

-¿Qué esperamos agrupados en el foro?

Es que los bárbaros van a llegar hoy día.

-¿Por qué en el Senado tal inactividad?
¿ Por qué los senadores están sin legislar?

Porque los bárbaros llegarán hoy día.
¿Qué leyes van a hacer ya los senadores?
Los bárbaros cuando lleguen legislarán.

-¿Por qué nuestro emperador se levantó tan de mañana,
y está sentado en la puerta mayor de la ciudad
sobre el trono, solemne, portando la corona?

Porque los bárbaros llegarán hoy día.
Y el emperador espera recibir
a su jefe. Y mas aún ha preparado
un pergamino para dárselo. Allí
le escribió muchos títulos y nombres.

-¿Por qué nuestros dos cónsules y los pretores salieron
hoy con sus togas púrpuras, bordadas;
por qué se pusieron brazaletes con tantas amatistas,
y anillos con magníficas, brillantes esmeraldas ?
¿Por qué toman hoy día valiosísimos bastones
en plata y oro , espléndidamente labrados?

Es que los bárbaros llegarán hoy día
y tales cosas deslumbran a los bárbaros.

-¿Por qué tampoco los valiosos oradores no acuden como siempre
a pronunciar sus discursos, a decir sus cosas?

Porque los bárbaros llegarán hoy día:
y los aburren la elocuencia y las arengas.

-¿Por qué comenzó de improviso esta esa inquietud
y confusión? (Los rostros que serios se han puesto).
¿Por qué rápidamente se vacían las calles y las plazas,
y todos regresan a sus casas pensativos?

Porque anocheció y no llegaron los bárbaros.
Y unos vinieron desde las fronteras
y dijeron que bárbaros ya no existen

Y ahora qué será de nosotros sin bárbaros.
Los hombres esos eran una cierta solución.

Traducción de Miguel Castillo Didier

Anuncios

7 pensamientos en “Esperando a los bárbaros Constantino Kavafis(1863 – 1933)

  1. Tal vez esperamos lo que somos nosotros mismos… ¿No somos en cierta manera unos bárbaros?
    Una genial forma de expresar la fácil solución a problemas cotidianos que nuestros “brillantes” políticos encuentran irresolubles
    Un saludo

    Me gusta

  2. Curiosísimo el paralelismo que podría establecerse entre este poema de Kavafis y la no menos excelente novela de Dino Buzzati El desierto de los tártaros. Subyace en ambos textos exactamente la misma idea . Recomiendo su lectura. Y felicidades por el blog, al que he accedido navegando a la deriva (como suele suceder). Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s