Nudo Gordiano


La expresión

nudo gordiano procede de una leyenda según la cual un campesino de Gordión (actual Anatolia) llamado Gordias llevaba sus bueyes atados al yugo con unas cuerdas anudadas de modo tan complicado que era imposible desatarlas. Este hombre cumplió un augurio que promulgaba el hecho de que el futuro rey de Frigia vendría por la Puerta del Este acompañado de un cuervo que se posaría en su carro. Según las tradiciones, quien consiguiera desatar el nudo gordiano podría conquistar Oriente. Cuando Alejandro Magno (356–323 a. C.) se dirigía a conquistar el Imperio Persa, en el 333 a. C., tras cruzar el Helesponto, conquistó Frigia, donde se enfrentó al dilema de desatar el nudo. Solucionó el problema cortando el nudo con su espada. Esa noche hubo una tormenta de rayos, simbolizando, según Alejandro, que Zeus estaba de acuerdo con la solución, y dijo: «es lo mismo cortarlo que desatarlo». Efectivamente, Alejandro conquistó Oriente. Actuó de modo similar al monje de la historia anterior.

Así, en español se utiliza la expresión «complicado como un nudo gordiano» para referirse a una situación o hecho de difícil solución o desenlace, en especial cuando esta situación sólo admite soluciones creativas o propias del pensanmiento lateral o divergente

Pensamiento lateral o pensamiento divergente (del inglés lateral thinking), es un termino acuñado por el psicólogo, fisiólogo y escritor maltés Edward de Bono para el pensamiento creativo. Su primera aparición fue en su libro The Use of Lateral Thinking, publicado en 1967.
Por regla general, nuestro cerebro aborda los problemas de modo racional. Fundamentamos nuestras respuestas en lo aprendido, con una base histórica y con un enfoque plenamente lógico, pero en muchos casos es importante aplicar otra perspectiva a la resolución de problemas.

¿Por qué tenemos que pensar “de frente” a la hora de enfocar los problemas de lógica o de matemática en general? ¿Es el camino más fácil el “correcto” en el enfoque de cualquier problema? El pensamiento lateral trata de encontrar soluciones imaginativas, distintas, que se apartan del clásico enfoque “de frente” de cualquier problema cotidiano. Esto se manifiesta en los llamados “acertijos”, en donde la solución, en general, no es precisamente, aquella que más se “espera”:

Antonio, padre de Roberto, un niño de 8 años, sale conduciendo desde su casa en la Capital Federal y se dirige rumbo a Mar del Plata. Roberto va con él. En el camino se produce un terrible accidente: un camión, que venía de frente, se sale de su sector de la autopista y embiste de frente al coche de Antonio.

El impacto deja al borde de la muerte a Roberto, pero Antonio sigue con vida. Una ambulancia de la ciudad de Dolores llega casi de inmediato, advertida por quienes fueron ocasionales testigos, y el niño es trasladado al hospital.

No bien llega, los médicos de guardia comienzan a tratar al chico con mucha dedicación pero, luego de charlar entre ellos y estabilizarle las constantes vitales, deciden que no pueden resolver el problema de Roberto. Necesitan consultar. Además, advierten el riesgo de trasladar al niño y, por ello, deciden dejarlo internado allí, en Dolores.

Luego de las consultas pertinentes, se comunican con el Hospital de Niños de la Capital Federal y finalmente conversan con una eminencia en el tema a quien ponen en constancia de lo ocurrido. Como todos concuerdan que lo mejor es dejar a Roberto en Dolores, la eminencia decide viajar directamente desde Buenos Aires hacia allá. Y lo hace.

Los médicos del lugar le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión. Finalmente, uno de ellos es el primero en hablar: “¿Está usted en condiciones de tratar al chico?”, pregunta con un hilo de voz. Y obtiene la siguiente respuesta: “¡Cómo no lo voy a tratar si es mi hijo!”.

a) ¿Antonio es el padrastro?

b) ¿Antonio es cura?

Mañana la solución. Se aceptan soluciones

Anuncios

12 pensamientos en “Nudo Gordiano

  1. Querido Ulysses, me parece saber la respuesta, pero no quiero darla para que más gente se sume a resolver este acertijo. Hay que tener la mente muy abierta y leerlo varias veces con calma y sin prejuicios.Muy entretenida esta entrada y muy interesante lo del lateral thinking.Un abrazo

    Me gusta

  2. Mi estimado hermano, yo opino que el papi es médico,por que lo consultan otros médicos que supuestamente están viendo a Antonio en el Hospital, y bueno, tú dijiste que dijéramos lo que pensamos y pues no me importa si resulta que no “razoné bien”, ja,ja,ja,te visito mañana.Muy buen post.

    Me gusta

  3. Muy interesante tu entrada, tanto lo que preludia el “acertijo” como él en sí…me gusta poder leer esto aquí, pero no soy capaz de resolverlo…tendré que esperar a tu respuesta.Y tu anterior entrada me ha encantado : puedo presumir de haber roto más de un jarrón …pero tengo en mis manos ahora mismo algúno…fascinante.Me has hecho reflexionar más aún…pero muy bellamente.Mil gracias por ello, un abrazo, Ulysses

    Me gusta

  4. Fijate Ulysses, las similitudes de la solución de Alejandro con la solución del monje de la entrada anterior.En ambos casos la solución es no lineal o de pensamiento lateral, en los orientales, iluminación.ClNa u 2 (saludos).del acertijo no opino yo ya caí en el, está muy bien (y feminista).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s