El florero de Jade


EL FLORERO DE JADE

El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un monasterio Zen. Cierto día, el Guardián murió y fue preciso substituirlo.

El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría la honra de trabajar directamente a su lado.

– Voy a presentarles un problema -dijo el Gran Maestro- y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo.

Terminado su corto discurso, colocó un banquito en el centro de la sala.

Encima estaba un florero de jade seguramente carísimo, con una ave roja que lo decoraba.

– Éste es el problema -dice el Gran Maestro -Resuélvanlo-.

Los discípulos contemplaron perplejos el “problema”, por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia del ave. ¿Qué representaba aquello? ¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?

Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el “problema”, hasta que uno de los discípulos se levantó, miró al maestro y a los alumnos, caminó resolutamente hasta el florero y lo tiró al suelo, destruyéndolo.

– ¡Al fin alguien que lo hizo ! – exclamó el Gran Maestro- ¡Empezaba a dudar de la formación que les hemos dado en todos estos años !, Usted es el nuevo guardián.

Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó:
– Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un “problema”. No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado

Anuncios

28 pensamientos en “El florero de Jade

  1. Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado, por más que insistimos en recorrerlo porque nos trae confort…“Solo existe una manera de lidiar con un problema”: atacándolo de frente. En esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo. Recuerda que un problema, es un problema. No tiene caso tratar de “acomodarlo” y darle vueltas, si al fin y al cabo ya no es otra cosa más que “UN PROBLEMA”.

    Me gusta

  2. El modo de enfrentar situaciones dice mucho sobre cada uno.Hay quien emplea mucho tiempo en problemas de terceros a los que ni conoce, quien empatiza con personas que no son “convenientes”, y hasta quien recoge los trocitos, los compone y los hace amigo suyo, aún sabiendo que va a perder.Es fascinante ver lo diferentes que son las personas.Me ha gustado mucho esta historia.Buenos días, un saludo.

    Me gusta

  3. El problema en sí… crece continuamente y nos termina desbordando, cuanto primero se ataje, problema resuelto.Lo suelen mirar, contemplar, comunicar a los demás, pero él sigue invadiendo el espacio vital porque se necesita y eso no se puede permitir, a poder ser hay que erradicarlo lo más pronto posible, para dejar el espacio libre para el siguiente…¡¡Esto no es un problema, el problema soy yo!! y me hay que aguantar y me dejan por imposible.Para esta persona nunca existieron jajajjjjjjjjjjjj.Un post muy curioso y real, de momento estas nominado… Un saludo y hasta pronto amigo.

    Me gusta

  4. Ulysses, qué difícil es la solución. Como tú dices un problema es un problema y hay que atacarlo y no permanecer viviendo con él, “un camino que precisa ser abandonado”Vivimos con tantos problemas que si nos decidiéranos realmente a actuar, nos libraríamos de muchos de ellos.Me gustó este post, pero me inquietó y me dejó pensando.Saludos amigo.

    Me gusta

  5. “El que nada arriesga, nada hace, nada tiene, nada es. Tal vez pueda ahorrar sufrimiento y dolor, pero no puede aprender, ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni vivir. Encadenado por las certidumbres, será un esclavo, y sacrificará el ser libre. Solo arriesgando se consagra la libertad.”

    Me gusta

  6. ¡Madre mia! Es casi un dilema moral…Aunque se puede afrontar desde varios puntos de vista, el mensaje es muy claro y, sinceramente, no sé si podría asumir una resolución tan drástica. Desde luego, si lo mirara como un problema material, sin duda lo rompería de inmediato pero, ¿y si el “problema” fuera más espiritual? ¿También sería igual de lícito acabar con él de esa manera?¡Vaya disquisición nos has presentado hoy! Y aún más profunda de lo que parece… me quedo pensando…Besitos de cereza y chocolate.Queralt.

    Me gusta

  7. Kukilin: tienes razón a veces es necesario analizar e problema desde varios ángulos, pero el problema se puede agravar si no tomamos rápido una decisión.Ana: es el problema que hay relaciones tóxicas, es mejor alejarse de estos “amigos”Groucho: tienes razón (no discuto con Groucho Marx).Lúcida: Casi nunca estamos seguros, las deciones son complejas y corremos el riesgo de equivocarnos, pero hay que correr riesgos.

    Me gusta

  8. Acabo de descubrir tu blog, y la verdad es que me gusta mucho ^.^ Todos los posts son muy filosóficos, dan mucho que pensar. Sobre este relato en concreto, ya hay poco que decir, pues la gente ha comentado mucho. Quizás lo más curioso es que solamente uno de los monjes llegó a identificar el jarrón como el problema. A veces, no nos damos cuenta de cual es el problema, y por esto nuestras soluciones no son las correctas.Besos y hasta pronto!

    Me gusta

  9. Me he quedado de piedra, no de jade con la solución, me recuerda a las soluciones de tipos como Bush y compañia , no se que pensar.Nunca pense que los problemas se resuelvan destruyendolos, ni muchomenos sino buscando una solucion que no pase por algo tan drastico, pero, debo ser una sentimental.bss

    Me gusta

  10. <>Froliuba<>:Estoy de acuerdo contigo, Bush y Cía, mataron un mosquito con un cañon. La solución no debe ser peor que la enfermedad. Destruir un problema puede ser terminar una relación amorosa que hace daño, abandonando una adicción,… etc.. la destrucción es del problema solucionándolo, no analizándolo indefinidamente y observandolo sin tomar una decisión, que era lo que hacían los demas monjes, sólo observaban y no tomaron ninguna decisión.Es díficil tomar decisiones díficiles, caer en la decidofobia

    Me gusta

  11. Si en lugar de haber sido en Japón la acción se hubiera desarrollado en Medio Oriente lo hubieran vendido en el zoco.Y si se hubiera desarrollado en mi vecindario ya se lo habrían afanado al monje tonto ese.Muy lindo cuento, gracias Ulisses!saludos.pd: oriente es oriente…

    Me gusta

  12. <>d.i.e.g.o.:<>Ingeniosa solucion, es cierto oriente es oriente, pero Japón es una economía exitosa.<>Genín:<>No es una metáfora de la muerte.<> Pamela: <> al solucionar un problema, hay que tener cuidado con el “daño colateral”, psra no crear nuevos problemas

    Me gusta

  13. Destruir el problema no tiene porque significar muerte o destrucción, también puede verse como destruirlo con la mejor solución. Yo creo que la historia es lo que nos quiere hacer entender, que no escondamos el problema, ni que intentemos que se solucione por sí solo, sino que lo afrontemos y destruyamos de la manera más inteligente posible. Un besito Ulysses y gracias por una buena lección de vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s