Rojo – cuento-

Rojo

“¡Rojo, no te muevas!”, le oyó gritar. Era una gitana y le miraba a él.


Aquella noche, Daniel conoció a Sara. De madrugada la acompañó a su casa. Ambos se gustaron. Quedaron en verse.

Daniel volvió a ver a la gitana. Sintió temor por ello, no pudo evitarlo. También vio miedo en los ojos de ella. Casi en un susurro, la vieja le dijo: “Tienes que evitar el rojo, hijo”. Daniel creyó oler vino en el aliento de la vieja.

Sara le telefoneó. Aceptaba su cita. Ella le esperaba a la puerta. Vestía un atractivo traje rojo. Le sonrió y él se sumió en gozo. Cruzó la calle.

El coche rojo no pudo frenar.
Anuncios

14 pensamientos en “Rojo – cuento-

  1. Que hubiera dicho Dolina, respecto de las las interpretaciones de las profecías?.Imagino al pobre amante escapando de una manifestación comunista.Y haciendose negar cuando lo llamó un amigo torero.O tal vez perdiendo mucho dinero jugandole todo al negro… me gustó el cuento,bis, bis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s