A. Koestler

El verdugo

Cuenta la historia que había una vez un verdugo llamado Wang Lun, que vivía en el reino del segundo emperador de la dinastía Ming. Era famoso por su habilidad y rapidez al decapitar a sus víctimas, pero toda su vida había tenido una secreta aspiración jamás realizada todavía: cortar tan rápidamente el cuello de una persona que la cabeza quedara sobre el cuello, posada sobre él. Practicó y practicó y finalmente, en su año sesenta y seis, realizó su ambición.

Era un atareado día de ejecuciones y él despachaba cada hombre con graciosa velocidad; las cabezas rodaban en el polvo. Llegó el duodécimo hombre, empezó a subir el patíbulo y Wang Lun, con un golpe de su espada, lo decapitó con tal celeridad que la víctima continuó subiendo. Cuando llegó arriba, se dirigió airadamente al verdugo:

-¿Por qué prolongas mi agonía? -le preguntó-. ¡Habías sido tan misericordiosamente rápido con los otros!

Fue el gran momento de Wang Lun; había coronado el trabajo de toda su vida. En su rostro apareció una serena sonrisa; se volvió hacia su víctima y le dijo:

-Tenga la bondad de inclinar la cabeza, por favor.

Anuncios

14 pensamientos en “A. Koestler

  1. Me recuerda lo que se dice de la revolución francesa, en que largas filas de futuras víctimas de la guillotina se formaban y sus integrantes conversaban entre ellos para soportar el tedio de la espera. Al observar la mano diestra del verdugo descabezando a los primeros,uno de los que la formaban le dijo al siguiente: “Oye, ¿a esos tipejos hay que darles propina?”

    Me gusta

  2. Justamente ayer estuvimos charlando sobre humor negro, y la sensación que tienes al reírte de algo que en realidad sabes que no es tan gracioso, sino cruel, porque a veces te ríes pero por dentro te embarga un pequeño pensamiento de culpabilidad…

    Me gusta

  3. Muy buen post, y como de costumbre nos asombras con tales kilates de psots, el relato impecable, con fuerza , aunque tiene lo suyo el tema central.como es habitual en tu blog es el edén de la filosofía, e invita al reposo de la eflexión.mi sueño en mi juventud ha sido estudiar filosofía, pero mis padres se opusieron a ello.de todos modos soy una lectora, y siempre estoy en bibliotecas, y leyendo, por ende entre lo que he leído, mis años de derecho, mi carrera en relaciones públicas y letras , hacen de mí cultura tener algo, y reflexionar, y pensar y discernir!te felicito pr tal post!te invito apasar por mis blogs y ver los nuevos psots de lso mismos, y saber tu opinión.te dejo mi paz y mi salud,a gradecida por todas tus visiats, comentarios, reconocimiento.un abrazo mary carmen.

    Me gusta

  4. Hola Ulyses 😀Aqui pasando a saludarte… ayer lei tu post pero tenia un poco de prisa, me dio mucho gusto que hayas pasado por mi blog 😀te envio un fuerte abrazo.. muy buen texto, algo extran~o pero interesante..Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s