Jorge Luis Borges

EL ORO DE LOS TIGRES

HASTA LA HORA del ocaso amarillo
cuántas veces habré mirado
al poderoso tigre de Bengala
ir y venir por el predestinado camino
detrás de los barrotes de hierro,
sin sospechar que eran su cárcel.
Después vendrían otros tigres,
el tigre de fuego de Blake;
después vendrían otros oros,
el metal amoroso que era Zeus,
el anillo que cada nueve noches
engendra nueve anillos y éstos, nueve,
y no hay un fin.
Con los años fueron dejándome
los otros hermosos colores
y ahora sólo me quedan
la vaga luz, la inextricable sombra
y el oro del principio.
Oh ponientes, oh tigres, oh fulgores
del mito y de la épica,
oh un oro más precioso, tu cabello
que ansían estas manos.

East Lansing, 1972

Anuncios

12 pensamientos en “Jorge Luis Borges

  1. Tiger, Tiger, burning brightIn the forest of the night,What immortal hand or eyeCould frame thy fearful symmetry?El domingo vi un par de tigres de bengala encerrados en una jaula. Los paseaban como parte de un espectáculo de círco. Muy depresivo, ese brillo del que habla Blake estaba apagado y casi imperceptible en los animales enjaulados.BesosO.

    Me gusta

  2. Será por mi agrado con Borges que me gustan tanto los tigres, también puede ser que los tigres me gusten por que primero me agradó Borges. Como los tigres que dibujaba Blake, el poema es uno de los más lindos de Borges.Me encanta que lo hayas publicado.Saluditos Ulysses!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s